4 sep. 2016

human behaviour



Leí por ahí una nota de Clarín sobre Lucía Noel, a quien no conocía y que es una piba de 19 años que saca unas fotos muy lindas (alguna más, alguna menos) con cámara analógica. Clarín hizo una nota virulenta señalando algo así como que "las mujeres se cosifican entre ellas" ("¿y entonces por qué los hombres no tenemos derecho a hacerlo también?", parecería ser la continuación de la denuncia).

No quiero entrar en la lógica que propone el redator de la nota, así que voy a ignorar totalmente el tema de la cosificación porque antes habría que pensar qué es eso y si es un producto de la foto en sí o del marco en el que se inserta la foto, si uno puede "autocosificarse", si toda exploración visual que alguien (hombre o mujer) haga de su cuerpo explorando tanto la sensualidad que pueda tener para la mirada propia o del otro como sus otros aspectos (la potencia, la fragilidad, la sensibilidad, el ser en un devenir que lleva a la extinción, su unicidad intrínsecamente solitaria y su apertura al otro; su capacidad de ser significado de múltiples formas) es una reducción a ser una cosa, si reparar en la sensualidad de otro implica cosificarlo.

También se me ocurre que a veces existe la mala fe de leer en la crítica a algo una necesidad a rechazarlo, como si por criticar el hecho de que en el 90% de las fotos de mujeres que se ven en la publicidad estas estén en una posición pasiva se dijera que no se debe hacerlo más o que la pasividad es mala, cuando de lo que se trata es de que la imagen de la mujer (o de hombre, o del cactus) no tenga que ser eso únicamente. Hablando de lo cual, hay muy pocas de hombres retratados como se retrata a la mujer, y me parece una pena porque ahí hay una potencialidad enorme, como lo muestran las imágenes de Muriel Dal Bo fotografía.

Los retratos de Lucía que vi están en diálogo y están permeados también por un universo de imágenes previo; sus fotos reiteran gestos que ya vimos mil veces en publicidades (el estar tendido en una cama, estar de perfil fumando, subirse los jeans), también hay recortes que encontramos en el erotismo o en la pornografía, pero a la vez, responden a un universo íntimo-infantil (como las chicas que juegan a las palmas o el chico que lee un libro sentado en posición de indio en el suelo) y también, tienen algo de corrimiento, algo de excesivo con respecto a las imágenes publicitarias, y eso está muy bueno. En todo caso me parece que sus fotografías son una linda exploración, y que estará bueno ver la manera en la que evolucionará su arte.


Remera con fondo de pantalla de Linux.











Las fotos son de Noel y salieron de su blog human behaviour

21 ago. 2016

17 mar. 2016

Crónica parcial del 17/03/2016 en París

A 13: 30 hs nos agrupamos frente a un local de Habitat en la calle Place de République. Somos relativamente pocos, pero la convocatoria es en media hora. Antes de las 14 hs llega la gente de París 8. Hace sol, casi calor, es un buen día para hace una manifestación. Martín trajo el mate, en el camino encontramos a Andrés. De pronto somos muchos, París 8 adelante, otros estudiantes a la vanguardia, la CGT atrás, y avanzamos para Bastille, hubo un gas pimienta pero no más,  luego cruzamos el Sena, son todas calles conocidas y ahora sí, hace calor. No hay muchos cantos pero sí unas cuantas banderas; es París 8 como universidad en huelga de estudiantes decidida por la Asamblea General (AG) la que se manifiesta contra la reforma del Código de trabajo, en particular, contra el Estado de Urgencia que ya lleva varios meses desde el atentado de noviembre y quizás, a mi parecer, contra un modo de vida, en general. El viento tiene el aroma de lo espectacular y lo efímero, mañana habrá lindas fotos en los diarios, palos a Hollande y gente opinando que la juventud no tiene ni idea de las políticas económicas que es necesario tomar para el país. Y quizás dentro de esa lógica tienen razón, pero la flexibilización, en todo caso, no los toca.

A las 18hs estamos en Place d'Italie. Me doy cuenta de que pasé mil veces por debajo en metro pero nunca a pie. No conocía la fuente. La marcha llegó a su fin contra una barrera de carros de policía y la mayoría de la gente se dispersa. Los autos de los partidos como la CGT se van. Un grupo más reducido de estudiantes se planta frente a la policía en la entrada de Avenue de Choisy y protesta porque no puede pasar. La idea es ir a Tolbiac, a la Universidad de París I, para hacer la asamblea general programada para después de la manifestación. Surgen varias ideas: ir separadamente, ir en grupo, entrar en una confrontación y exigir que nos dejen pasar. La idea que me queda a mí es ir separadamente para evitar un choque pero al instante estamos dando vueltas en círculo alrededor de la fuente de Place d'Italie cantando, gritando "On va à Tolbiac, le CRS ou pas" [Vamos a Tolbiac, lo quieran o no los milicos]. Somos pocos y el sol está lindo para hacer picnic después de la caminata, pero algunos se prenden a la convocatoria. Los viejos de la CGT nos miran con sorna, casi. Volvemos a desplazarnos con las banderas, esta vez la estrategia es ir por Avenue d'Italie, porque Avenue de Choisy tiene una barrera de gendarmes. Nos movemos pero la policía se organiza más rápido: bloquean la avenida con tres camionetas azules y una cadena de gendarmes. Avenue de Choisy sigue bloqueada. Y nos quedamos ahí, gritando esta vez "État d'urgence, État policier", y capaz es todo un poco naif, porque no nos van a dejar pasar, pero solo se trata de un movimiento estudiantil no radical que permanece ahí gritando y agitando un trapo naranja gigante contra las caras de los milicos. Hay gente que toma fotos y sospecho que es para fichar gente, es bastante violento e incómodo. Eventualmente llega alguien que nos dice que nos están cercando, y nos desarmamos. Con Martín tomamos por Avenue de Choisy rumbo a Tolbiac, paramos en un super para buscar cerveza sin gluten, continuamos. Llegando allá por Rue de Tolbiac nos encontramos con Denis y Alice y otra gente que nos dice que la AG se hace o se hace, y se van a comer antes de que empiece. También vemos a Andrés y otra gente; la facultad está cerrada por orden del rector, como modo de evitar la asamblea convocada, pero alguien encontró una puerta abierta al fondo. Es oportuno, nos vamos a comprar algo de comer y beber antes de que empiece la asamblea.

A las 18:30hs o algo así volvemos y la gente ya está adentro del anfiteatro y encerrada. La universidad está rodeada de policías y nosotros estamos afuera, sin saber muy bien qué hacer salvo esperar a los que están adentro. Llamo por teléfono cada tanto para tener noticias y avisar sobre el panorama; la policía no deja de llegar, de civil, uniformados, las CRS. Se junta gente en la vereda de enfrente, se junta policía, intentan entrar por la puerta de atrás pero está bloqueada, se agrupan en la fuerza principal. Martín dice que en Uruguay la entrada de la policía a la Universidad es impensable, pero parece que en París I el rector dio el visto bueno para que entren. Cuando terminan de perderse al interior del predio, por un tiempo no pasa nada. Nos llegan noticias de que hay gente que intenta salir por el estacionamiento subterráneo. Luego en un momento dado hay una desbandada de jóvenes que salen corriendo y veo el movimiento de los cuerpos viniendo a mí y también la gente que queda atrás y dos milicos dándole bastonazos a alguien, no sé dónde está Martín pero la gente corre y la policía lo llena todo, veo que tiran gases a los ojos de la gente. Hay corridas durante media hora en los alrededores pero después se para y seguimos frente a Tolbiac, en la vereda de enfrente, por los "flics". Alice, que esperaba con nosotros hacía un rato, llegó con la vista irritadísima, llorando del gas; luego conozco a un estudiante de Creteil que está en las mismas. De todos modos nuestras amigas siguen adentro y están rodeadas de policía; Marco propone hacer la AG ahí por los que quedan, pero nadie se sienta. Nos llegan noticias de que a Mariam le pegaron pero que está bien, al cabo de un rato ellas también salen y no tenemos dónde hacer AG así que nos quedamos un rato en la esquina. Incluso se arma un pequeño futbolito de gurises que jugan con una pelota de trapo.

A eso de las 19hs cae la noche y Mariam se va finalmente a hacer la denuncia de la agresión. El resto tomamos rumbo para Paris 7, donde se va a hacer la AG. Vamos de a grupos pequeños y caminando, nosotros conocemos a Vera que busca una madera fina para hacer un cajón y que nos comenta sobre Portugal y su viaje a América Latina y pregunta sobre Mujica.
Caminamos lento, perdemos de vista a los chicos que van para allá; nos perdemos y nos vamos por equivocación para Gare d'Austerlitz. Volvemos pero cuando llegamos la AG está terminada. Hay 23 demorados el día de hoy en Francia, 4 en París, uno de ellos estudiante de París 8. Los restos de la AG debaten sobre si ir o no a hacer averiguaciones a Jules Jofrin, al otro lado de París, donde supuestamente suelen llevar a los demorados en mobilizaciones, pero es tarde y no es seguro y una petisa dice que eso sería ser "carne de cañón".

A las 22hs en punto estoy en casa. Hay otra AG mañana, convocada a las 17hs en Asamblea después de la manifestación.
Me voy a dormir.

13 mar. 2016

Y la ciudad era como un juego de cubos

Atravesando París en bus uno se siente como en un laberinto de espejos: cada barrio encuentra su copia en otro barrio, no hay calle que no tenga una gemela en algún otro punto de la ciudad. Más que museo, que obsesivo objeto de conservación frente al flujo y venta de esa conservación, la ciudad sería el fruto de la fija atención de un otrora jugador de Sin City, disponiendo en radios razonables un correo, policías, escuelas y negocios para crear la tranquila pereza de sus ciudadanos.

17 ene. 2016

Las diferentes etapas de una encuadernación a la Bradel (traducción)

¡Hola! Un amigo me pidió que le tradujera una página sobre el método de encuadernación Bradel. Así que después de ver un poco cómo solucionaba el tema del vocabulario, acá está, para cualquier persona a la que esto le pueda servir. 
Abajo de todo dejo unos links hacia diccionarios y páginas en francés sobre este tipo de encuadernación. Las fotos que aparecen pueden ser ampliadas, en todo caso todas vienen del post original.


Las diferentes etapas de una encuadernación a la Bradel 

Este montaje apareció en el siglo XVIII en Francia. En principio solo debía ser un montaje provisorio mientras se esperaba la verdadera encuadernación. Finalmente muchos libros permanecieron así. Este tipo de montaje no se emplea mucho porque es poco considerado en el ámbito de la encuadernación y de los bibliófilos.
En este método montamos los nervios sobre el lomo del montaje Bradel. El cuerpo del libro fue trabajado aparte de la tapa y lo ensamblamos al final. 

*La creación 
Para una creación como la que presentamos acá, en primer lugar debimos escoger los materiales. Mis libros comienzan a menudo gracias a un material, a un papel o cuero que me resulta atractivo. Si quiero usar un papel muy frágil o fino lo doblo / lo forro:
   

*El cuerpo del libro
El libro se comienza a partir del plegado de los cuadernos:
   

*El prensado de la plaçure (operaciones que preparan el libro para la costura):
Dejamos los cuadernos en la prensa al menos 12 horas. 
 

Las ranuras (le grecquage): 
Esta etapa consiste en serrar los cuadernos para hacer agujeros para la costura. Hay muchas maneras de realizar esta operación; la escogemos en función del tipo de montaje que queremos hacer.  

¤ La costura 

Preparación del bastidor o telar: 
Ubicamos los cordeles o la cinta sobre los cuales decidimos montar el libro.  

 Después cosemos cada cuaderno. Previamente hay que escoger el grosor del hilo que vamos a usar. Esa elección depende de la calidad del papel (de la flexibilidad) y del grosor de los cuadernos. Se trata de una elección importante porque determinará el buen funcionamiento de las etapas siguientes. El hilo va a engrosar el lomo del libro, hace falta que este esté completamente estirado para permitir un enlomado (endossure) perfecto.
 

¤ Encolado del lomo 
Pasamos una capa de pegamento blanco, después una capa de engrudo y finalmente pasamos el martillo para aplanar bien los cuadernos.
   

¤ Refilar el canal o frente (gouttière)
La etapa de refilar el libro es la que permite que las páginas sean completamente iguales. Hay varias formas de refilar; la que yo empleé fue manual (y pequeña, de amateur).  

 Acá un esquema del libro y sus nombre: (en español: http://www.artesdellibro.com/pdf/anatomialibro.pdf)
   

*El enlomado 
 Esta etapa vamos a hacer el redondeado del lomo del libro. Vamos a hacerlo con la ayuda de un martillo para enlomar y de una máquina especial (étau à endosser). Tiramos un poco de los cuadernos con el martillo antes de enlomarlos definitivamente.
   

¤ El tamaño de los cartones
Como no tengo tijeras lo hice con cutter. Para marcar las medidas hay que partir de un ángulo recto perfecto. Hay muchos tipos de cartones y por lo tanto, muchas cualidades. 











¤ El lomo (endose)

La muselina: 
La muselina (o también tartalana) es un tipo de tela que sirve para reforzar el lomo.  

Después de esperar a que se seque al menos 45 minutos, volvemos a trabajar sobre el lomo para redondearlo:
 

Las cabezadas (tranchefils): 
Sirven para proteger los ángulos del lomo y de los cortes (tranches). Hay cabezadas de varios tipos: 
  • industriales (se las puede ver, por ejemplo, en el artículo sobre las etapas de un libro impreso);
  • tejidas a mano (cada vez más raras, porque se trata de una técnica muy antigua); 
  • hechas a mano en cuero muy fino. 
Voy a mostrarles estas últimas porque las uso a menudo. 
1. El recorte del cuero:
 
2. El encolado:
 
3. Colocación de un cordel: 
 
 4. Repliegue y prensado con regla:
   
 5. Colocación de la cabezada: 
 


El papel del lomo (enlomado) 
Una vez que las cabezadas se encuentran colocadas, vamos a colocar al menos dos capas de papel en el lomo, que lijaremos después de que se seque el pegamento. Eso sirve para corregir los bultos generados por las cintas de costura, para tener un lomo perfectamente recto.
 
  Lijado:

¤ Tapa 
Los cartones ya están cortados, de modo que vamos a pasar al lomo falso. Primero cortamos la cartulina gruesa del lomo con la medida exacta del lomo del libro.
 

 Después cortamos dos bandas de papel kraft idénticas que se miden de esta forma:
el espesor del lomo +(3 cms x 2) / altura del libro +4cms.
Las humedecemos,
 
Encolamos una ellas:
 
Ponemos la cartulina del lomo en medio: 
  
La encolamos y pegamos la otra banda de papel kraft encima:
   

Y ponemos todo eso encima del lomo del libro inmediatamente para que tome perfectamente la forma. [Es un falso lomo porque no queda encolado al lomo que vimos anteriormente]. Lo dejamos secar al menos 45 minutos. [Porque está humedecido]
 

A continuación, vamos a encolar el lado interno de los cartones, a los que vamos a ubicar perfectamente alineados con la cartulina que se encuentra entre los dos kraft, y para formar los gorges (espacio entre el cajo –mors– y el cartón de la tapa) vamos a utilizar un cartón de 3mms de espesor que vamos a colocar entre el lomo y el cartón de la tapa. 
 Prensamos todo eso algunos segundos. Una vez seco, cortamos lo que sobresale del papel kraft. Todo forma la tapa del libro que está completamente trabajada al margen del libro, al contrario de otros montajes donde la tapa se monta junto con el libro.  

*Recubrimiento (couvrure) 

 Ahora realizamos el recubrimiento. En este caso usamos un cuero que ya fue cortado y preparado para ser trabajado (lo enviamos al pareur para des-espesarlo y lo preparamos con un cuchillo y una piedra para cuero). 
Después lo humedecimos, lo encolamos con engrudo y lo colocamos sobre el lomo falso sobre el cual, en este caso, yo puse nervios falsos (costillas formadas por tiritas de cuerdo pegadas sobre el lomo).
 

Enseguida, con la ayuda de un compás buscamos la medida más pequeña del cuero.
   

 Cortamos el cuero con esta medida de manera que quede exactamente igual de los dos lados. Luego, cortamos el borde del cuerdo de manera oblicua [al bies].
   

Colocamos una cartulina para corregir el espesor del cuero.
   

Le lijamos los bordes a la cartulina: 
 

Después cortamos el papel decorado para la tapa. Los encolamos y los colocamos.  

 Y retocamos los dobleces.
    

Ahora es el momento de ensamblar el cuerpo del libro y la tapa. Marcamos la primera y la última página con las medidas de los dobleces, después las cortamos. Las encolamos y las pegamos sobre las contratapas.
    

* Las guardas 

Cotamos las guardas y las instalamos.
   
Las colocamos, las recortamos una vez que están secas y este es el resultado:
   

Pasamos el libro por una prensa de libros por aproximadamente 12 hs y ¡¡finalmente queda terminado!!



Links útiles: 

14 nov. 2015

« Chez nous »

Oliverio llegó con la noticia de la masacre y el cierre de las puertas. No lo conocía y no tengo celular inteligente; estábamos bebiendo un vino, nos reímos un poco de su bicicleteada nocturna y su bizarro atravesar las zonas aisladas con cintas rojiblancas. Después nos quedamos hablando y terminando el vino y la noticia cayó poco a poco. Los que sabían cómo se fueron, nosotros esperábamos a Anahí, que nos iba a alcanzar a casa, y además los metros cercanos estaban cerrados. Estábamos en un galpón donde atenuaron las luces, de un restaurante que recauda fondos para las familias de las víctimas de la dictadura en Uruguay, a una cuadra del Boulevard Voltaire, no tan cerca  no tan lejos– de uno de los focos de los atentados. Había algo de memoria que se reactiva ahí en el restaurante, varios viejos que se fueron durante la dictadura e hijos de esos viejos, un estoicismo de época. Nadie reaccionó mal, hasta la chica que se puso a llorar bajito y a decirme que qué putos los árabes se quedó leyendo tranquilamente consternada su celular contra la pared. Los números crecían, primero veinte, después sesenta, después más de cien, después ciento cincuenta. Las luces se atenuaron un poco más y alguien dijo de repartirnos por el edificio para alejarnos de los ventanales del galpón y de una improbable balacera, pero poca gente hizo caso. Mientras tanto, la nena de Anahí repartió cosquillas a algunas personas.
Creo que estuvimos así unas tres horas, pero se me pasó volando. A eso de las 2 y media la gente empezó a considerar que la cosa se había calmado y comenzamos a irnos. El Boulevard Voltaire estaba cortado; la calle relumbraba de azul. Nunca vi tantos uniformados.
Después volvimos y llegó el sábado e igual salí a trabajar.

La mayoría de la gente que conozco me dijo que está bien. El diagnóstico de mis alumnos franceses y no franceses fue en general el mismo: una doble lectura sobre la política exterior de Francia, sobre su intervención en Siria y su pasado colonialista, y sobre su política interna de segregación y exclusión y el resultado de radicalización religiosa de los jóvenes de la banlieue. A una alumna la llamó su amiga libanesa: "¿Estás bien?", le preguntó, y ante la pregunta idéntica de mi alumna, le dijo "y sí, pero acá estamos acostumbrados, ¡ustedes no!". Pero mi alumna es refugiada iraní, se reía de la ironía de irse de una guerra civil para encontrarse con otra.
Después es fácil hacer augurios: recrudecimiento del control, regreso de los vigilantes a la universidad, discursos similares de derecha y de izquierda, el Front National y Sarkozy aprovechando la coyuntura, el gobierno francés prosiguiendo la guerra dentro y fuera del país y haciendo de cuenta que no pasa nada, que no tendría por qué pasar nada.
Más allá de eso, no he leído malas reacciones ante los eventos, gran parte de lo que leí fue un llamado a la solidaridad y a la fraternidad, no limitado a las fronteras nacionales, y visiones bastante críticas. 
Después de ayer, hoy o mañana, la vida sigue y hay que seguirla igual. Es improbable que nos pase algo. Lo único que no se me va de la cabeza es la imagen de unos hinchas que nos hicieron especular sobre el partido de esa noche en el metro de Porte de Saint-Cloud.